Centro de Medios Independientes de Venezuela

No Odie a los Medios! Metete en el Medio!

Portada del sitio > Articulos > Local > La catástrofe que nos viene: Prepararnos para una resistencia (...)

La catástrofe que nos viene: Prepararnos para una resistencia prolongada

Jueves 22 de junio de 2017


I

He asistido a varias reuniones de diversos grupos tanto de oposición como del llamado “chavismo crítico” sobre la situación actual, así como he sido testigo de manifestaciones y sus violentas arremetidas de la GNB, policías y grupos paramilitares al servicio del gobierno.

Como parte de esa búsqueda de puntos de unión y programa para enfrentar al enemigo común, asistí a una reunión del 13/06/2017 del grupo llamado Asamblea Nacional Constituyente (ANC,) donde venezolanos resumió la contexto de Venezuela de la siguiente manera: Es una de las situaciones más difíciles en la historia del país y si la Superchera Asamblea Constituyente propuesta por el gobierno, se impone ¡perderemos la libertad y la democracia!, sentencio el ponente.

Por parte de la ANC, hubo una declaración de emergencia, pero centrada más en las conversaciones y reuniones con otros sectores de la “Sociedad Civil, en especial partidos y organismos oficiales, brillando por su ausencia, los contactos y enlaces con el sector más importante de dicha sociedad: La juventud que está luchando y muriendo en la calle.

Sobre este sector, no se tomó ninguna resolución. Como observamos todos los asistentes a la reunión, falto juventud y sin ella no hay lucha, ni futuro de ningún tipo en el país. Creo que en ese sentido hay un desfase entre el objetivo propuesto y la base social que lo puede hacer realidad. Es necesario, contraponer un verdadero poder, como es el pueblo organizado, al poder real del gobierno, que reprime y asesina a diario. Se sigue pensando es que bastara una nueva consulta a la población, vía referéndum consultivo, para lograr un objetivo por el cual viene luchando la mayoría del país con fuerza desde el 2014: Elecciones y salida del gobierno de Maduro.

La conclusión y actividad más importante acordada por la reunión, en mi opinión confirma el desfase de la dirección de la ANC con los hechos que suceden día a día en Venezuela: Convocar un referéndum consultivo, preguntándole a la población si quiere un nuevo gobierno y elecciones generales o a una Asamblea Constituyente libre y universal con el objetivo de lograr un golpe político, de 15 millones de votantes, para decirle al mundo que aquí la mayoría no quiere a Maduro, y luego activar los otros mecanismo NO PREVISTOS EN LA CONSTITUCION O PLAN B, significa olvidar varias cuestiones elementales, tal como argumentaron varios de los asistentes a la reunión:

Es evidente que el gobierno no quiere elecciones de ningún tipo salvo la que ellos ganen y por lo tanto convocan una asambleas a su medida.
Está suficientemente demostrado para la mayoría de la población desde el punto de vista político, económico, jurídico y militar que este gobierno se ha colocado al margen de toda ley. Se asienta exclusivamente en las armas, el autoritarismo y la delincuencia, hasta el punto nombrar como presidente del TSJ, a un reconocido homicida y ex policía, para que nadie dudara de la forma y esencia de una dictadura de nuevo tipo, en América Latina en pleno siglo XXI.
Y si todavía faltaran pruebas y argumentos que demostrasen el carácter criminal y delictivo del actual gobierno, la Fiscal General en una serie de denuncias confirman lo que todo el país conoce: No hay estado de derecho en el país. No hay independencia de poderes. Hay un gobierno asentado en las armas no solo de la republica sino en grupos paramilitares o “colectivos”. En pocas palabras hay una ruptura del hilo constitucional o para decirlo con más claridad un golpe de estado continuado.
Las tardías acciones de la Fiscal, en defensa de la CRBV y del legado de Chávez, han cumplido con lo que era la misión principal de la Asamblea Nacional desde enero del 2016. Ahora, es la Fiscal, calificada de “verdugo”, la que representa las esperanzas de la oposición.

Más de 70 días de protestas, 77 asesinados, decenas de heridos y centenares de detenidos, en las protestas más largas en Venezuela en su era republicana, parecieran no ser números suficientes para convencerse de que la mayoría del país, sencillamente quiere que se cumpla con el derecho a votar, con la CRVB, con el respeto a los DDHH. Estas manifestaciones desde abril no las convoca la oposición, esta, sencillamente se ha visto obligada a cabalgar sobre un movimiento que les ha sobrepasado y que de hecho no tiene una dirección única.
Hasta cuándo vamos a contarnos y decirle al mundo y al país, lo que ya desde diciembre del 2015 es un hecho, pero si hacemos memorias ya en las elecciones del 2010 se sabía de esa situación, cuándo el gobierno tuvo que cambiar las reglas del juego electoral, para asegurarse una mayoría de asambleístas pese a obtener menos votos.
En momento como el actual, donde al fin de la libertad y democracia en Venezuela, se le ha puesto fecha, los problemas constitucionales y legales, se transforman en problemas políticos y militares, en una palabra en problemas poder. Es cierto que la soberanía y el poder reside en el pueblo, pero solo el número, la dispersión, la no coordinación, en una palabra la desorganización de la población, hace que dicho “poder, solo cuente como votos, pero no como fuerza. Un pueblo desarmado, es solo un numero sin poder y de acuerdo a las leyes del Estado venezolano, establecidas e impuesta por la minoría propietaria, “las armas de la Republica” depositadas en manos militares, policías y delincuentes, han sido usurpadas y son utilizadas en exclusivo beneficio en defensa de los intereses, privilegios y sobre todo del botín, producto de 18 años de saqueo y robo al tesoro público, de la actual minoría que dirige el gobierno, bajo el eufemísticamente nombre de la “dirección cívico militar de la revolución.

El ejército, las policías, la GNB han sido transformados en una Fuerza Militar Privada al servicio de una minoría delictiva, que ahora se ha convertido en propietaria y socios del capital privado nacional e internacional

La imposición del actual Estado fallido Criminal, desde el 2009, sistemática y continuamente la hemos venido denunciando. https://independent.academia.edu/SOFIAESTEVES. Y especialmente a partir de enero del 2014 se ha denunciado papel jugado por la oposición en la implantación de dicho Estado. El activo papel de este sector político como generales de las derrotas y de las negociaciones y el apoyo cómplice de la llamada izquierda oficial, han sido los grandes soportes políticos, que han facilitado a la banda cívico-militar la imposición del actual Estado militar-policiaco- delictivo.

Ya lo dijo una mujer “El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos”. Simone de Beauvoir.

Los problemas actuales para la mayorías del país, en especial sus trabajadores, asalariados públicos y privados, técnicos y profesionales, pequeños y medianos empresarios son ante todo, cómo organizar UN PODERque imponga real y efectivamente la soberanía popular y convoque una Asamblea Constituyente Originaria realmente libre, universal y directa, para todo habitante del país mayor de 18 años ,cumpliendo claramente los pasos que la propia CRBV establece para su convocatoria y confirmación de sus propuestas. Un Asamblea Constituyente Originaria solo puede ser legal si el pueblo aprueba su convocatoria y a la vez ratifica las modificaciones propuestas en dicha asamblea.

Hoy en Venezuela, una Asamblea Constituyente, necesaria y obligatoriamente debe adecuar la Carta Magna a los intereses y aspiraciones de las mayorías del país, eternamente convocadas, al trabajo, a los votos y a las “revoluciones “ y permanentemente olvidadas, marginadas y sobre las cuales terminan recayendo todas las crisis, robos y saqueos de los salvadores de la patria, civiles y militares.

II

Los escenarios políticos al 18 de junio del 2017

Según los actores principales en la crisis y que se destacan a primera vista en el teatro de la política de Venezuela, son los siguientes:

Un acuerdo entre las cúpulas principales de gobierno y oposición, donde independientemente de los entretelones, solo puede conducir a un llamado a elecciones, si se quiere, de un cronograma electoral, que puede incluir un llamado a una Asamblea Constituyente Originaria o a elecciones generales. Se supone que ambos bandos defienden la paz y quieren evitar una guerra civil.

En ese sentido los factores de poder internacionales y nacionales (Capital financiero, petrolero, minero internacionales anglo sajón, ruso y chino. La burguesía industrial y banca junto a los importadores nacionales incluyendo ahora a ese nuevo sector emergente de la Boliburguesía militar y civil), no tiene inconveniente con una Asamblea constituyente pactada y un nuevo gobierno de transición o salvación nacional, siempre que se le garantice sus intereses y privilegios, como son el envió de petróleo, minerales, compra de petróleo, oro, minerales y el pago riguroso de la deuda, liberación de precios, acceso a los dólares preferenciales, etc., etc.

En esa dirección parece marcha el accionar de la fiscal: Búsqueda de un acuerdo entre cúpulas, donde se cambia todo, para que todo siga igual. No en balde la Fiscal, así como los militares que han manifestados sus descontentos y oposición a la Superchera Constituyente oficial, coinciden junto con el llamado chavismo critico en la defensa del legado de Chávez.

Esta opción es la que podría evitar o mejor dicho posponer el incremento de la guerra civil en Venezuela. Y decimos posponer o mitigar, porque el accionar vandálico y criminal de la GNB, bandas paramilitares y Policía Nacional que los acompañan, ha recrudecido su ola delictiva y vandálica, con posterioridad a la actuación de la fiscal y de la disminución de las protestas por parte de la población. “

El objetivo de este accionar, por parte del “Alto Mando Cívico-Militar, es evidente: Sembrar la semilla de la legítima defensa y auto defensa en una parte importante de la población, que ha sido y sigue siendo sistemáticamente robada, saqueada, detenida, torturada y asesinada. Especialmente en Caracas, Mérida y Barquisimeto.

Las detenciones de jóvenes y su sometimiento a tribunales militares, es un claro indicio de que la guerra civil va a continuar. Estas detenciones, son en realidad toma de rehenes por parte de un gobierno que los usa como mecanismo de extorsión y negociación, con una oposición cada vez más sumisa y sometida a la agenda gubernamental.

El gobierno impone su Asamblea Constituyente, con lo cual se corona toda la Reforma del Estado, y Venezuela es convertida, no en una VeneCuba, como quiere hacer ver la oposición y como se disfrazan los gorilas venezolanos, sino en una nueva colonia del capital financiero mundial, donde se encuentra una mano de obra con el salario más bajo del mundo. Al neocolonialismo que se extienden en el mundo a través de ese nuevo yugo que se llama la deuda y monopolio de los precios de intercambio, se le agrega la neo esclavitud moderna del asalariado.

Estamos a las puertas de par en par de la Guerra civil en Venezuela, que tendrá como centro las ciudades y regiones suburbanas. Este escenario no es nada descartable. Tanto EEUU como Rusia y China saben que solo un ejército de intervención militar como el venezolano, convertido en una compañía militar privada, es la mejor garantía para el control del yacimiento minero-petrolero, y el pago puntual de la deuda. Y esta experiencia en Venezuela, es de importancia para dichos capitales y gobiernos. La guerra política o guerra no lineal que propugnan EEUU y Rusia como parte de su estrategia de guerras locales que desarrollan a nivel mundial, bajo el disfraz de la III Guerra mundial y lucha contra el terrorismo, tiene hoy en Venezuela un inmenso campo de laboratorio.

Esta guerra decretada a principios en Puerto Ordaz del 2014 por el General Padrino, no abarca solo la violencia y represión que desde el 2014 se desarrolla en las calles, con asesinatos, detenidos, torturados, incluye también la guerra silenciosa de la escasez, falta de medicina esenciales y asistencia médica, encarecimiento de los alimentos, hambre, deterioro de los servicios públicos esenciales , etc., que ocasionan un número mayor de muertes y lesionados, va a incidir en el crecimiento de las nuevas generaciones de venezolanos.

El neomaltusianismo subyacente en la política general del gobierno criminal implantado en Venezuela, a todos los niveles, pero esencialmente hacia los pobres que hoy alcanza a más del 80%, de los cuales ya el 50% pasa hambre y está creciendo en deplorables condiciones de alimentación, salud, ambiental y sobre todo de violencia, no es el accionar de un grupo de delincuentes militares y políticos ellos son los instrumento mercenarios de una política mundial diseñada y en plena ejecución por el capital financiero desde el siglo pasado.

Dentro del llamado Nuevo Orden Mundial, garantizarse la propiedad de los yacimientos de energía, de minerales estratégicos, biodiversidad, agua, etc., implica a su vez reducir el consumo para las tres cuartas partes de la humanidad. Por lo tanto reducir la población mundial a una cantidad no mayor de 2000-2500 millones de persona, personas según los escenarios más optimistas de los defensores del neomaltusianismo, conforma el objetivo esencial del capital financiero. Dentro de este macabro plan, pregonado a diario por la elite mundial, la guerra y violencia son medios principales para el logro de dicho fin. Dentro de esa estrategia América Latina, y especialmente Suramérica, definido por el IIRSA-COSIPLAN –UNASUR como una región para la devastación minera-energética mantener un clima de hambre y violencia urbana permanente, ocupa un lugar especial. En ese sentido insistimos que la actual lucha urbana de la GNB, Policía Nacional y bandas paramilitares delictivas, forman parte de esa estrategia militar compartida por EEUU, China y Rusia.

La tercera es la llegada del nuevo Mesías, anunciado desde hace meses por los sectores más retrógrados la oposición, como el Larrazábal II. En general el fulano Plan B de todos los sectores de la oposición y de chavismo critico descansa precisamente en la búsqueda del militar y del sector del ejército, que asuma una vez más su papel de árbitros de la política del país., cuya manifestación más importante se acaba de producir con la renuncia del Mayor General Alexis López Ramírez, compañero de promoción y de posiciones de Rodríguez Torres , ambos manifestando desde mayo su desacuerdo con la Constituyente de Maduro (http://www.desafiodetodos.com/comunicado-a-la-opinion-publica-nacional-e-internacional-sobre-la-constituyente//.

Es importante dejar establecido que desde febrero del 2014 la banca internacional, así como organismos militares de EEUU, han dejado bien claro y asentados que en Venezuela cualquier cambio de gobierno, dentro del actual orden legal, se fundamenta en el papel principal y decisivo del ejército en su rol tanto de guardián de los intereses del capital internacional, como de los propios intereses de la nueva casta militar –delictiva, convertida hoy en propietarios y a su vez socios de dicho capital, incluyendo la creación de compañías mixtas internacionales para facilitar el lavado y blanqueo de dinero, ante la estrepitosa quiebra de PDVSA.

En ese sentido, una salida militar que acarician e invocan sirios y troyanos, está contemplada dentro de las opciones que el capital financiero internacional, vislumbra para Venezuela. Y la argumentación es simple:Que militar venezolano “antimperialista” va a dar un golpe de estado sin el conocimiento y apoyo de Washington, Rusia o China.

Este apoyo al ejército y la actuación de la GNB, recibió un espaldarazo el pasado 3 de mayo cuando Rex Tillerson, secretario de estado de Trump, ante su gabinete declaró: «Estados Unidos primero; en inglés, America first», significa que EE.UU no condenará las violaciones de derechos humanos, si al hacerlo obstaculiza los intereses de negocios y de seguridad nacional estadounidenses.

III

Las pugnas en el seno del gobierno y la oposición

Evidentemente existe una lucha interna en el seno del gobierno en todos sus sectores y cuyas manifestaciones se observan a diario. No se puede esperar otra cosa de caimanes del mismo pozo, que incluye a sectores de la oposición. Sin embargo estas contradicciones, hay que analizarlas en la exacta dimensión de las mismas.

Estas pugnas debemos verla más como “riñas” entre socios y aliados, defensores del Estado venezolano y por el reparto de la menguada renta petrolera y no como la farsa con que se le presenta al pueblo, como una lucha entre democracia y comunismo, entre la libertad y la opresión. No se trata en absoluto de una lucha entre los ” revolucionarios” defensores de la “soberanía nacional, por los intereses y felicidad del pueblo, frente al imperialismo, por la paz” contra los “guerreros defensores de la democracia, la propiedad privada.

Se trata de una lucha entre delincuentes civiles y militares, de gobierno y oposición, de izquierda y de derecha, públicos y privados, principalmente estafadores ladrones, saqueadores del tesoro público, traficantes de armas, asesinos y narcotraficantes entre otras ocupaciones”, que a lo largo de 18 años han sido cómplices, aliados y socios en las más diversas fechorías. Delitos estos, que no se pueden realizar al margen del sistema financiero nacional e internacional controlado por el capital privado. Y dejando bien claro que ambos sectores gozan del apoyo irrestricto del capital financiero mundial, del Vaticano y como lugar común ambos sectores proponen como primera medida para resolver la crisis, la urgente necesidad de recurrir a un crédito no menor de 40.000MM $ ante la banca financiera mundial.

La esencia de esta pelea a cuchillo, es por preservar el botín de cada quien y evitar a toda costa ser el chinito de RECADI de Venezuela o el Manuel Noriega de Panamá.

Y esta situación es de perfecto conocimiento del capital financiero internacional, así como de sus organismos policiales y de inteligencia, que de tiempo en tiempo, los incluye en sus listas negras, los marcan públicamente, los detienen preventivamente o los dejan que depositen su dinero en la banca y luego proceden contra ellos. En un auténtico juego del gato contra el ratón ante de engullírselo, tal como lo hacen hoy con el Sr Rafael Ramírez convertido hoy en un auténtico patriota cooperante ante las autoridades judiciales y fiscales de EEUU, sobre los negocios de PDVSA. No se olvide que este Sr. Manejo como máxima autoridad petrolera de Venezuela una suma equivalente a más de un billón cien mil millones de dólares.

La situación para esta banda delictiva, no es muy distinta a la que se encuentra la mayoría de la población del país, si esta última no puede viajar o salir del país, la cúpula gobernante, el nido de alacranes del que hablara Müller Rojas, tampoco lo pueden hacer. De esta manera, el capital financiero mundial especialmente el anglo-sajón ha logrado imponer un Estado criminal, donde sobre las cabezas de la “dirección cívico-militar” pende una Espada de Damocles y una pesadilla que se llaman Manuel Noriega.

Y esto hay que tomarlo muy en cuenta a la hora de analizar el papel de la oposición, en especial de sus dirigentes principales y la razón de sus continúan negociaciones, diálogos, marchas y contramarcha a lo largo de estos 15 años luego de la farsa de abril del 2002.

Como lograr salir de ese pantano, a quienes sacrificar, a quienes acusar, a quienes detener en una telaraña donde el gobierno desde el 2003 le ha impuesto la agenda a la oposición, ha creado una oposición a su imagen y semejanza, terminados todos enredados en su propia telaraña, y de supuestos contrincantes han terminados siendo mellizos.

IV

El Enemigo Común y la diversidad de intereses

La existencia de un enemigo común, no implica comunidad de intereses y objetivos de quienes luchan contra él. En toda lucha política, este enemigo afecta de diversas maneras a quienes lo enfrentan. Generalmente derrotar a dicho enemigo, es tan solo un medio para que Estado, nación, sector o clase social, organizaciones que lo enfrentan, resuelven la amenaza, eliminen el obstáculo despejando el terreno para una nueva lucha entre los anteriores aliados para imponer sus verdaderos fines y objetivos de acuerdo los intereses y situación concreta de cada uno de ellos.

Luchar contra un enemigo común, en principio no precisa necesariamente de la formalización de alianzas. La existencia del mismo obliga a cada sector, partido, organización clase o individuo amenazado por aquel a enfrentarlo en el terreno correspondiente. El caso de la actuación de la fiscal contra las decisiones del gobierno de Maduro, es una acción de este tipo. Sectores del chavismo, sin hacer alianza con la oposición, se han visto obligados a enfrentarlo..

Para más del 80 % de la población venezolana la causa principal de la crisis y de la situación en que viven, obedece a la política de violencia, hambre, desempleo, escasez, inflación, endeudamiento, corrupción, impunidad, etc. desarrollada por el gobierno de Maduro-Cabello-Padrino. Sustituirlo es el objetivo inmediato a los cuales aspira esa mayoría. Sin embargo, a los diferentes sectores sociales, clases y organizaciones, son afectadas de manera distinta por las políticas de gobierno. La hiperinflación y especulación, causa miseria y pobrezas dentro de los trabajadores y asalariados, pero riquezas entre comerciantes, industriales, bachaquero y lumpen. Todos conocen la eterna cantaleta de la burguesía sobre la necesidad de la liberación de los precios y la no intervención del Estado en la economía, pues bien esta medida que afecta a las mayorías del país, propiciada por el gobierno, es un ejemplo de las simpatías del gobierno entre la burguesia. La escasez de dólar o la devaluación del bolívar afectan al comerciante, que no tiene acceso a dichas divisas, pero para el gobierno es una fuente de enriquecimiento y especulación entre los funcionarios que manejan o tienen acceso a ellas. Mientras que para la mayoría de la población que carece de tarjeta de crédito o sus ingresos no le permiten participar en la subastas de divisa, ni le va, ni le viene las alzas del dólar, aunque si sabe que dicha alza significara más hambre y miseria para él. Por lo tanto, la existencia de un enemigo común, no presupone, salvo salir de él, una unidad y comunidad de intereses entre los que luchan.

En consecuencia, todo partido, organización, clase o sector social que aspira a derrocar al actual gobierno, en nombre de los asalariados y trabajadores, debe tener claridad para el día después de su derrocamiento sobre por el tipo de gobierno que lo sustituirá y en especial las medidas inmediatas, que sirvan para mejorar su situación. En ese momento, cada sector o clase participante, con sus organizaciones correspondientes sacaran a relucir sus intereses y objetivos, muchos de ellos antagónicos entre sí.

V

La táctica política la define no solo la existencia del enemigo común, sino el objetivo a corto y a largo plazo a conquistar por cada sector, clase social o partido

Los objetivos, intereses y aspiraciones a conquistar por cada sector social u organización, automáticamente define la táctica política y el programa de cada uno de ellos, dentro de la lucha por derrocar al gobierno, cuya sola existencia se ha hecho insoportable para la mayoría.

Las propuestas de la dirección de la ANC y su acercamiento a los sectores político de la oposición, a la Asamblea Nacional o a la Fiscal, mientras se aleja o subestima a la juventud que lucha o a las organizaciones populares (que también son sociedad civil), expresa consciente o no los intereses y aspiraciones de quienes la dirigen y su concepción de democracia representativa que se maneja.

En este caso, no se trata de construir un poder desde abajo hacia arriba, sino de consultar la opinión a los de abajo, quedando la decisión del QUE HACER en manos de una cúpula o auto nombrada dirección. Esta concepción de la lucha y la democracia, coincide con sectores del chavismo que aspiran a participar en la Asamblea Constituyente de Maduro, bajo el lema: No queremos que nos gobiernen, queremos gobernar desde abajo. En definitiva uno y otros quieren gobernar a nombre de los de abajo. En resumen se trata de la vieja táctica política, de quítate tú, para ponerme yo.

El poder de la población y la democracia directa y protagónica, ante el golpe de estado consumado y la dictadura que se anuncia, se ejercen en cada barrio, fábrica, centro de trabajo, de estudio, donde hace vida la población en especial los trabajadores y asalariados. Sus órganos de poder son legislativos, ejecutivos y judiciales en cada zona o sitio donde se establezca. Sus representantes son elegidos por periodos determinados de tiempo, revocables en cualquier momento y son voceros de decisiones de las asambleas y no representantes o diputados que obedecen al “partido”” o a los “dictados de su conciencia” que muchas veces, no es muy limpia que se diga, por lo que no es extraño los continuos saltos de talanquera y huidas cuando los apuntan con un cañón de dólares o logran su verdadera aspiración: No que le den, sino que lo pongan, donde haiga.

VI

A manera de propuestas.

Hay un enemigo común, pero no hay un objetivo común, luego de la salida del gobierno. Las alianzas y acuerdos anteriores en la lucha en la calle contra las fuerzas represivas y militares que conforman el verdadero poder y sostén de dicho enemigo, se trasforma en la lucha entre los anteriores aliados por imponer sus intereses y aspiraciones. Por lo tanto, esta lucha no puede admitir, o fomentar conciliábulo, reuniones secretas, acuerdos de cúpulas, como los que abundan a diario en la politiquería venezolana

Los trabajadores, asalariados y los habitantes de barrios y urbanizaciones populares, pequeñas y medianos propietarios deben tener un programa que recoja sus aspiraciones, intereses y objetivos. Y deben organizarse en todos los sectores económicos, políticos, territoriales donde hacen vida. Si hay que construir el poder desde abajo, este debe nacer desde el barrio y urbanización, hasta los lugares de trabajo y estudio. La organización de los trabajadores, asalariados, admite todas las formas de lucha y organización que el accionar del enemigo común emplea en cada caso concreto. Si se reconoce que estamos en presencia de un gobierno que ha desconocido de hecho y derecho la CRBV, que los poderes ejecutivo, judicial e incluso militar se han colocado al margen de la ley, la activación de los artículos 333, 347, 349, 350, le dan el pleno derecho a los habitantes del país, a llevar adelante todas las formas de organización y lucha para lograr su pleno restablecimiento, y este acto de soberanía NO REQUIERE EN ABSOLUTO ESPERAR QUE UNA AUTORIDAD O DE LOS PODERES CONSTITUIDOS DEN EL PERMISO O INVOQUEN SU APLICACIÓN. Si el gobierno ha desconocido la CRBV y con una minoría pretende el 31 de julio modificarla, sobran las razones, el derecho y el deber para que cada uno de los habitantes del país, luchen por la reconquista de sus derechos y libertad hoy pisoteadas por una banda delictiva.

La cuestión militar, no es un problema de elaborar un discurso que llegue a los militares o al ejército. Hay que dejar el cuento del militar engañado, desinformado. De la misma manera que se reconoce que la mayoría del ejército, tanto la tropa como oficiales, sufren y padecen la crisis, hay que preguntarle a los defensores de la necesidad de enviarles un mensaje, como es que ante un golpe de estado, ante un gobierno que desconoce las leyes, ante una crisis de la magnitud que azota a la población, que la obliga a salir y a morir por la democracia y la libertad, como es que los hombres y mujeres que la nación les ha entregado las armas para defender esas soberanía, libertades , DDHH y democracia son usadas no solo contra la población desarmada, sino en defensa de una minoría de delincuentes.

Es hora de ajustar cuentas con 200 años de militarismo al servicio del orden establecido y de la minoría nacional y extranjera dominante, más cuando ahora el alto mando militar y gobierno se han convertido en una nueva casta social de propietarios, que asienta el botín y propiedades adquiridos en las armas, la industria del crimen y la corrupción, principales soportes y fuente de esa nueva riqueza obtenida del robo.

La consolidación final de la dictadura de la actual banda cívico militar es un hecho, sostenido en la armas y en todo un fraude y estafa política y judicial continuada. La activación del artículo 333, , 347, 349 y 350 de la CRBV, es un derecho y un deber que no requiere de que sea decretado o activado por autoridad alguna. Es el reconocimiento, de la no existencia de legalidad alguna. La acción de la fiscal, muy loable, es un contrasentido, por cuanto le exige al TSJ y sus diversas salas, así como al presidente de la república, que cumplan con el orden legal, cuando ella misma reconoce que su origen es totalmente irrito e ilegal. Trasladar la lucha de la calle que exige cumplimiento de la CRBV, la convocatoria a elecciones al seno de los tribunales y de las negociaciones a espalda de la población, es facilitar el accionar del gobierno, le permite a este ganar tiempo, mientras se debilita la propia acción de millares de jóvenes que han dejado sus vidas en las calles y ahora se pretende negociar esas luchas y sacrificio.

La Consolidación de un poder popular se origina en la calle, lugar de trabajo, estudio, donde se vive y no en acuerdos por arriba o referéndum consultivo sin sentido, innecesario en las actuales circunstancias, que lejos de fortalecer la lucha y resistencia popular las debilita enormemente.

VII

Estamos a las puertas de una nueva traición y componenda entre las cúpulas de gobierno y oposición. Y aun así debemos preparar la resistencia y lucha a largo plazo en todos los terrenos

La historia de las luchas políticas en Venezuela, especialmente desde 1810, han tenido un rasgo común. Siempre los de abajo llámense esclavos, pardos, mestizos, indios, campesinos, obreros, asalariados, técnico o profesional han terminado siendo “traicionados” por las cúpulas de siempre, políticas, militares o religiosas que llegan a acuerdos por arriba

Desde que los Mantuanos como súbditos del Rey y Españoles de nacionalidad, se autonombran el 19 de abril como Junta Defensora de los Derechos de Fernando VII, pasando por el acuerdo de Coche entre Páez y Guzmán Blanco, el Pacto de Punto Fijo, retorno de Chávez el 13 de abril y el espaldarazo definitivo dado a este por Carter y Gustavo Cisneros en Fuerte Tiuna en el 2004, el hilo conductor de la política venezolana, ha sido las negociaciones y acuerdos de las cúpulas defensores de la minoría dominante nacional y extranjera, a espalda del llamado pueblo que termina pagando los platos rotos y en el enriquecimientos de dichas cúpulas

El Gobierno como tal, tanto sus representantes militares como políticos tienen un interés común: Necesitan preservar el poder, para salvaguardar el botín y propiedades adquiridas tanto aquí como en el exterior, y no solo el proveniente de la llamada corrupción (comisiones, sobre precios, especulación con el dólar, compras fraudulentas, etc., etc.,) sino también como la proveniente de la pujante industria del crimen, especialmente, narcotráfico, lavado de dinero vía evasión fiscal, robo de vehículos, sicariatos , extorsión. En este sector se incluye claro está todo el sector “bancario e importador nacional “privado y público, sin cuya complicidad y alianzas simplemente esta acumulación de capital que sobre pasa los 350.000 MM$ sencillamente es imposible

El gobierno se divide en dos grandes sectores: El primero integrado por la “alta dirección cívico-militar de la revolución”, con toda la red de complicidad en el gobierno, ejercito, banca, industria sin cuyo apoyo, no es posible construir el Estado criminal venezolano. Este gobierno, es el único donde el cartel del crimen, es precisamente el gobierno, asentando en infinidad de franquicias tanto en el alto gobierno , economía , política, como en las numerosas bandas y mafias delictivas de Jueces, militares, pranes, policía, etc.

El otro sector, cuyos primeros representantes en los actuales momentos comenzamos observar con los saltos de talanquera y que tienen en la Fiscal general y la Asamblea nacional, sus más puros representante. Son los que defienden su enriquecimiento como “licito”, fruto de sus negocios, comisiones, etc. y cuyas manifestaciones comenzamos a observar en estos momentos.

Cuando en Venezuela se habla de la delincuencia organizada, es para referirnos al Estado venezolano, cuya ley contra el terrorismo y la delincuencia organizada, expresa con absoluta claridad, como el Estado Venezolano se ha erigido en el enemigo común, de toda la sociedad, y para el cual, todo aquel que disienta, manifieste, critique o luche contra sus abusos y tropelías es catalogado precisamente de terrorista, como sucede en la actualidad. (Continuara)

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Enlace hipertexto

(Si su mensaje se refiere a un artículo publicado en Internet, o a una página que contiene más informaciones, indique a continuación el título de la página y su dirección URL)

Añadir un documento